Lunes 04 de Marzo del 2024

Aeropuerto Jorge Chávez: LAP todavía tendría espacio de negociación de entrega de nuevo terminal

Publicado en Semana Económica

La propuesta de modificación del Plan de Desarrollo Aeroportuario de Lima Airport Partners (LAP), que ya ha sido rechazada una vez por el MTC, podría contemplar más compromisos a ser asumidos por el concesionario.

La posibilidad de que el MTC apruebe los cambios propuestos por LAP para la ampliación del Aeropuerto Jorge Chávez todavía no está totalmente descartada, coinciden las fuentes consultadas por SEMANAeconómica. La empresa podría asumir más compromisos de los planteados inicialmente. «Alargar la entrega beneficia financieramente a LAP, que podrá desembolsar los fondos para la ampliación [del aeropuerto] en un periodo más amplio de tiempo. La propuesta tendría que estar acompañada de un beneficio para el Estado, como ampliar la retribución al Estado por la tarifa aeroportuaria», señala Camilo Carrillo, economista principal del Consejo Privado de la Competitividad.

LAP asegura que el Aeropuerto Jorge Chávez alcanzaría la capacidad de 35 millones de pasajeros al año para el 2025, independientemente de que el MTC apruebe o no la propuesta de modificación del Plan de Desarrollo Aeroportuario. Esta implica reorganizar la entrega del nuevo terminal en dos módulos, uno a ser entregado en el 2025 y otro en el 2035. Para tal fin, requerirían seguir usando de las instalaciones actuales. En conjunto, el primer módulo del nuevo terminal y el actual terminal tendrían la capacidad de albergar 35 millones de pasajeros al 2025.

La propuesta, que ya ha sido rechazada una vez por el MTC, responde a que cambios en la proyección de demanda aeroportuaria producto de la pandemia del Covid-19, sostiene LAP. El concesionario esperaba operar en el 2020 para una demanda de 25 millones de pasajeros, que resultó en 7 millones. En el 2021 esperan cerrar con 10 millones de pasajeros. «El compromiso de LAP es entregar un terminal nuevo en el 2025 y lo vamos a cumplir. La propuesta es operar con dos terminales por diez años y activar la infraestructura restante de acuerdo a la demanda. Necesitamos una estructura flexible que nos permita crecer», argumenta Milagros Montes, gerente de Regulación y Asuntos Públicos de LAP.

El flujo de pasajeros se estaría recuperando a un ritmo más acelerado tras el levantamiento de restricciones de tránsito de la mayoría de países. Sin embargo, el avance de la variable Ómicron podría ralentizar esta recuperación. «El modelo de negocio del aeropuerto se basa en las tarifas que pagan los usuarios. Recién estamos al comienzo de las conversaciones, ambas partes tienen que ser flexibles y adaptar el proyecto a la realidad», resalta Juan José Cárdenas, líder de proyectos e infraestructura de EY Law.

0