Lunes 04 de Marzo del 2024

¿Cuánto dinero perdió el país por la inmovilización obligatoria?

Publicado en diario El Comercio

Medida costaría un punto del crecimiento del PBI de abril, según exministro Alonso Segura. Especialistas coinciden en que se está proyectando una imagen de inestabilidad del país.

Poco antes de la medianoche del lunes, el presidente de la República, Pedro Castillo, decretó estado de emergencia en Lima y Callao e inamovilidad ciudadana desde las 2:00 a.m. hasta las 11:59 p.m. de ayer. Aunque la medida fue suspendida en horas de la tarde del martes, distintos negocios se vieron perjudicados por la misma.

Entre los principales sectores que quedaron suspendidos se incluyeron el de comercio y el de servicios financieros, ya que ni los bancos ni los supermercados fueron incluidos en el decreto supremo publicado en El Peruano.

La Cámara de Comercio de Lima (CCL) advirtió que, por cada día de inmovilización, solo en Lima Metropolitana y el Callao, el Producto Bruto Interno (PBI) del país pierde alrededor de S/ 1.000 millones.

Jorge Carrillo, profesor de Pacífico Business School, coincidió con dicho cálculo, y agregó que, a nivel nacional, un día de paralización afecta el PBI en S/1.500 millones, aproximadamente.

De acuerdo con Alonso Segura, exministro de Economía y Finanzas, Lima representa un tercio del PBI nacional.

“Depende del acatamiento y de cuántos paralicen, la inmovilización puede costar entre 2% y 3% del PBI, pero el impacto va a ser de entre 0,5 puntos y un punto del crecimiento del mes de abril”

Alonso Segura, exministro de Economía y Finanzas

En ese sentido, anotó que, con una medida intempestiva, como la inamovilidad ciudadana, el país está brindando una imagen de caos, con un impacto disruptivo y restrictivo de libertades.

“No sabemos si la información [que motivó la inmovilización obligatoria] con la que contaba el gobierno es veraz o se han dejado guiar por ‘fake news’. Es alarmante que se tomen decisiones a la carrera sin sustento ni explicación”, añadió.

Jorge Chávez, presidente ejecutivo de la Consultora Maximixe, señaló que la inmovilización no fue informada con anticipación, por lo que las empresas se vieron obligadas a enfrentar costos muy fuertes. Esto, porque trabajan con insumos perecibles, y por la energía utilizada al prender y apagar maquinaria.

Por su lado, Luis Miguel Castilla, exministro de Economía y Finanzas, señaló que, si bien hay impactos directos en la producción en sectores como construcción, servicios, manufactura y turismo, hay otros indirectos que son mucho más perniciosos, como al relacionado a la imagen internacional del país.

“La actual situación mella la imagen del país a lo que se suma lo que ha manifestado la clasificadora de riesgo Moody’s [sobre la posibilidad de que el presidente Castillo no culmine su mandato], y otros aspectos que hacen que el país sea visto como totalmente a la deriva y eso impacta sobre las decisiones de inversión”, anotó.

Pérdidas

Adicionalmente a las pérdidas de alrededor de S/ 1.000 millones, la CCL señaló que solo en el caso del comercio mayorista y minorista, se perderían S/ 140 millones diarios, afectando a un millón 100 mil personas que laboran en el sector formal e informal. Además, el rubro de alojamiento y restaurantes perdería S/ 51 millones.

“En un solo día los supermercados pierden ventas por S/ 50 millones y en el caso de las tiendas por departamentos las pérdidas superan los S/ 21 millones. A esto se suma la pérdida de mercaderías perecibles como carnes, pescados, frutas y verduras, que ya habían sido severamente golpeadas por la paralización de los transportistas de carga pesada”, detalló.

Susana Saldaña, presidenta del Consejo Directivo de Gamarra, señaló que, cerrando el emporio comercial por un día, las pérdidas se estiman en más de S/ 20 millones, que es lo que generan en producción y ventas.

“Creemos que es una medida absolutamente desproporcionada y solo demuestra la incapacidad del presidente por atender las demandas de los sectores que piden soluciones”

Susana Saldaña, presidenta del Consejo Directivo de Gamarra

Por su parte, la Asociación de Bodegas del Perú señaló que en la capital existen 150 mil empresas con una utilidad promedio de S/ 80 soles diarios, lo que implica que se perderían más de S/ 12 millones por un día de paralización.

“El gobierno nos inmoviliza sin tener en cuenta el perjuicio económico que afecta a nuestro sector. Ni en el momento más crudo de la pandemia se pensó en cerrar las bodegas que son fuente principal del abastecimiento de la población de menos recursos”, afirmaron.

Omar Arribasplata, director de Operaciones de PedidosYa Perú, informó que la suspensión de sus actividades de servicios de entrega impactó en más del 70% de sus operaciones, afectando a más de 6.000 repartidores afiliados en Lima y Callao y 4.500 comercios que no han generado ingresos hoy.

Además, tomando en cuenta su data, calculan que la suspensión de un día de operaciones afecta entre 5% y 8% los ingresos de los repartidores y los comercios, y entre 3% y 5% en sus ventas como compañía.

La Asociación Peruana de Agencias de Viajes y Turismo (APAVIT) también estimó que la actividad turística podría perder cerca de US$ 500.000 por la inamovilidad social.

Adicionalmente, el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Julio Pérez, cuestionó la decisión del gobierno y la calificó de improvisada e inoportuna ya que afecta considerablemente la economía del país, siendo los más perjudicados quienes menos tienen y en un contexto en el que se proyecta un crecimiento promedio de tan solo 3%.

“Es una medida sin sustento que no ha tomado en consideración su impacto negativo en la población y en especial a los millones de personas que obtienen sus ingresos en el día a día; consideramos que se ha podido evitar llegar a esta lamentable situación a través de un liderazgo, propuestas técnicas y un diálogo mesurado entre las partes”, comentó.

Pronunciamientos

La mayoría de los gremios empresariales se pronunciaron en contra de la medida de inmovilización social decretada por el Gobierno, explicando el impacto negativo que ha generado en los diversos sectores.

“Muchas empresas y trabajadores se han visto perjudicados al no poder tomar las medidas necesarias para hacer el relevo del personal y mantener operativas sus actividades esenciales. Hay trabajadores que no han podido salir de sus fábricas, así como procesos industriales que no pueden paralizarse porque generan perjuicio a la cadena productiva y desabastecimiento en los puntos de venta al público”, señaló en un comunicado la Sociedad Nacional de Industrias.

La Unión de Gremios de Restaurantes del Perú mostró su rechazo a las medidas tomadas por el Ejecutivo, advirtiendo que ahondan la profunda crisis económica y social que venimos afrontando en los últimos meses.

Asimismo, la presidenta de la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (AHORA), Blanca Chávez, advirtió que un día de paralización para los restaurantes representa en promedio un 10% de las ventas del mes.

El Consejo Privado de Competitividad también manifestó su rechazo a las medidas del gobierno, calificándolas de autoritarias, desproporcionadas y que restringen las libertades de los ciudadanos.

“Este tipo de acciones confirman la total incapacidad del gobierno de solucionar los problemas esenciales del Perú. Resulta preocupante que se continúe tomando medidas que no brinden bienestar a la población, atenten contra la estabilidad económica y confisquen el futuro de nuestro país”, declararon.

Finalmente, Guillermo Arbe, gerente de Estudios Económicos de Scotiabank, señaló que lo que está sucediendo en el país está llevando a impactos a diferentes niveles en distintos segmentos de la economía. Sin embargo, es la situación general de incertidumbre de no saber qué pasará el día de mañana lo que más la afecta, aseveró.

0