Martes 27 de Julio del 2021

El nuevo plan de gobierno de Pedro Castillo plantea algunos objetivos en salud imposibles de cumplir

Publicado en Semana Económica

Si bien es positiva la continuación de vacunación, el renovado plan de gobierno de Perú Libre no contempla medidas urgentes para el sector salud más allá del Covid-19.

Fuente: Semana Económica

El nuevo plan de gobierno de Pedro Castillo acierta al plantear la continuación del proceso de vacunación puesto en marcha por el gobierno actual, pero establece otros objetivos vinculados a la lucha contra la pandemia que serán imposibles de lograr. Asimismo, el documento no establece un plan para el sector salud más allá del Covid-19 ni recoge las propuestas anteriores en el ideario de Perú Libre, lo que genera incertidumbre sobre el rumbo de la gestión de Castillo, de ganar la presidencia.

En cuanto a la vacunación, en el plan se asegura que se continuarán con los acuerdos negociados por el gobierno de Francisco Sagasti. «Antes de fin de año el gobierno de Perú Libre vacunará a toda la población mayor de 18 años. Aseguraremos la llegada de 60 millones de vacunas. Evaluaremos y prepararemos la vacunación a menores de 18 años. Negociaremos con todos los países y laboratorios, sin sesgos ideológicos, para asegurar la adquisición rápida de vacunas», señala el documento.

Sin embargo, problemas logísticos en algunas zonas del país podría ocasionar retrasos, pese a la disponibilidad de las vacunas. «El compromiso de vacunación es un avance, pero si no se fortalece la cadena logística, es poco probable que se puedan cumplir los objetivos. Es importante garantizar los contratos, pero también garantizar una agenda logística adecuada, sino se puede quedar como una idea que no se puede implementar», afirmó Rocío Medina, economista del Consejo Privado de Competitividad.

En el plan también se menciona la meta de vacunar diariamente a un millón de peruanos, tomando en cuenta que en los últimos meses del año la cantidad de dosis disponibles será mayor. Sin embargo, las limitaciones logísticas harán imposible el cumplimiento de esta meta. «Vacunar a un millón de personas por día es imposible. El problema no solamente es cerrar los contratos, sino también que lleguen las dosis. El cronograma de llegada de vacunas indica que en el cuarto trimestre tendremos 26 millones de dosis de Pfizer y aproximadamente 13 millones de AstraZeneca. Visto así, por el volumen de vacunas, para cualquiera que gane podría demorar más tiempo que hasta diciembre para que se termine», añade Flor de María Philipps, exsuperintendente de Susalud y directora del MBA en Salud de la UPC.

Por otro lado, el renovado plan de gobierno de Pedro Castillo contempla medidas urgentes durante los primeros 100 días de su eventual gobierno para controlar la pandemia. Una de ellas es la implementación de mil camas UCI y cinco mil camas hospitalarias para pacientes graves de Covid-19. Si bien es necesario aumentar la oferta de camas hospitalarias, no hay sustento que garantice el cumplimiento de las mencionadas cifras, ni un diagnóstico que justifique las cantidades o detalle los lugares para su distribución. «Las camas UCI son muy caras, pero muy necesarias. El número de camas UCI debe ser aumentado, pero el presupuesto del 2021 ya se aprobó. El cierto que el MTC está moviendo algunas partidas para asegurar la vacunación, pero si dice que traerá en los primeros 100 días, lo veo difícil de cumplir por el presupuesto establecido, por el personal que las debe operar y por la oferta. No creo que pueda encontrar un proveedor internacional que le pueda dar mil camas UCI y cinco mil camas hospitalarias», asegura Mirko Medic, asociado senior del estudio Rebaza, Alcázar y De Las Casas.

Fuente: Semana Económica

Pedro Castillo plantea otras medidas como la distribución gratuita de oxígeno medicinal con la adquisición de 100 nuevas plantas; el reparto de kits preventivos que incluyen mascarillas, oxímetros, alcohol y jabones; y la formación de un Comando Nacional Unificado de Lucha contra el Covid, con funciones similares al actual Comando Covid. Sin embargo, la mayoría de medidas carece de detalles sobre su aplicación. «Me parece más un conjunto de ideas, un discurso más político que una propuesta aterrizada. Su diagnóstico sobre las camas UCI o la implementación de nuevos equipos cuando ya existen órganos nacionales con esas competencias lo muestran más como un discurso político», afirma Milagros Maraví, socia del estudio Rubio Leguía Normand.

El plan se limita a la lucha contra la pandemia durante los primeros 100 días de gobierno, pero no contempla otras deficiencias urgentes que el sector salud debe afrontar como el fortalecimiento del rol rector del Ministerio de Salud (Minsa) o la brecha de infraestructura, lo que debilita la propuesta. «No hay una concatenación hacia lo que va a venir después. También preocupan las medidas que va a tomar el gobierno en los próximos cinco años, no solo en los primeros 100 días», remarca Medic. «Esperaba leer el desarrollo de las medidas frente al Covid-19, como es natural, pero también temas de fondo del sector y no hay ni una palabra. No habla sobre la rectoría del Minsa, sobre separar la función rectora de la prestadora, no habla del financiamiento del sector como tal, ni menciona la propuesta de incrementar el presupuesto del sector hasta el 10% del PBI, presentada en su plan anterior. El engranaje del sistema necesita una reestructuración», añade Phillips.