Domingo 14 de Julio del 2024

El Perú del siglo XXI: Reforma de pensiones debe ajustarse a nuevos hábitos laborales

Publicado en El Comercio.

Fuente: El Comercio

Especialistas coinciden en que es necesario atraer al gran porcentaje de independientes e informales que hoy no aportan a ningún sistema previsional. Además, es importante que las personas tengan claro para qué ahorran.

  • ¿Se puede impulsar la inversión privada a través de la inversión pública?

La reforma integral de un sistema de pensiones en el Perú ha sido un tema ampliamente discutido y existe consenso sobre su importancia. Durante la mesa redonda “El Perú del siglo XXI: La esperada reforma del sistema previsional”, organizada por El Comercio y APOYO Consultoría, se concluyó que es hora de hacer un cambio relevante en el sistema previsional que incorpore las nuevas tendencias del mercado laboral, así como la inclusión del segmento independiente e informal de la población.

Sobre estas nuevas tendencias, Alice Gutiérrez, directora de ahorro para el retiro SURA Asset Management, explicó que el sistema de pensiones no es independiente sino trasversal, es decir, forma parte de un ecosistema y, por tanto, se debe analizar la flexibilización de la contratación laboral y los hábitos de las nuevas generaciones a la hora de buscar un empleo. “No quieren puestos de trabajo 24/7. Entonces, hablar de pensiones es hablar de políticas alrededor de la educación, de la salud, incluso”, agregó.

Por su lado, Noelia Bernal, investigadora del CIUP y profesora del Departamento Académico de Economía de la Universidad del Pacífico, anotó que es necesario un sistema de pensiones amigable al ciudadano, de manera que el ahorro sea más simple. “Deberíamos hacer divertido para el ciudadano el ahorrar, hacerlo sencillo y permitir a la gente ahorrar desde un sol y no poner montos mínimos. Por ejemplo, hacerlo fácil desde un aplicativo”. (Noelia Bernal, investigadora del CIUP y profesora del Departamento Académico de Economía de la Universidad del Pacífico).

Por otro lado, para David Tuesta, presidente del Consejo Privado de la Competitividad, el sistema de pensiones es un reflejo de la economía. Así, se puede encontrar una correlación entre cobertura y suficiencia con datos de productividad laboral. La pensión a la que podemos aspirar está sujeta a la condición de productividad porque eso condiciona el financiamiento que se va a recibir.

Por tanto, señaló que se debería intentar construir un sistema de pensiones que busque que más personas ahorren para su jubilación. “La flexibilidad me parece bien, pero una forma importante de ayudar a los de menor productividad, al trabajador independiente tanto formal como informal, es tratar de darle un ancla más clara de para qué ahorra”, dijo.
Los especialistas participantes, coincidieron en que es necesario hacer obligatorio un sistema privado de pensiones, pues la mayoría de las personas minimizan lo que significa llegar a la vejez. Así, se necesitan políticas e instituciones que marquen una pauta que tenga en cuenta la cultura del peruano.
Gianfranco Castagnola, presidente ejecutivo de APOYO Consultoría, afirmó que en el Perú virtualmente no existe un sistema previsional porque este se ha ido destruyendo. “Solo cotizan al sistema privado de pensiones (AFP) o al sistema nacional de pensiones (ONP) entre el 25% y 30% de la PEA. El 70% o 75% restante no está ahorrando debidamente para su vejez”. (Gianfranco Castagnola, presidente ejecutivo de APOYO Consultoría)

 

Cobertura

Bernal anotó que la discusión siempre ha circulado sobre un sistema que cubre a pocas personas. El reto que tenemos como país radica en cómo incorporar a la población que trabaja, en su mayoría, en el sector informal y/o independiente. “Tenemos una primera semilla que es Pensión 65 que, si bien no es universal, a mediano y largo plazo podemos aspirar a que lo sea, introduciendo gradualmente a la población adulta”, aseveró.

Para Gutiérrez debería haber un sistema de colaboración público – privado.

“Aquí hay una oportunidad de establecer pilares que abarquen al total de la población que tal vez no tiene mejores oportunidades de vida pero que el Estado podría atender”. (Alice Gutiérrez, directora de ahorro para el retiro SURA Asset Management)

Mencionó, además, una experiencia que funciona en Inglaterra llamada “Sidecar Savings”, en la que el ahorro para la vejez se reparte en una suerte de “frascos”. Así, una persona puede ahorrar dinero en uno de los francos para contingencias de corto plazo. Cuando este frasco se llena, la persona puede empezar a ahorrar en otro frasco, dirigido al ahorro previsional.

“Este sistema podría introducirse dentro del pilar uno, como contributivo, que abogue por la multiplicidad y tipología de la población que tenemos, y un pilar que facilite ahorros extra para quienes tengan posibilidad de hacerlo. Pero debería ser transversal y que resuelva realmente la ansiedad por tener un bienestar a largo plazo”, concluyó.

Tuesta argumentó que, si se quiere plantear un sistema de reforma serio, se tiene que analizar y tener un compromiso claro respecto a cómo empezar a solucionar el problema base que es la informalidad, reconociendo el bajo nivel de productividad y las dificultades que tienen las empresas o segmentos de la población que participan del sector informal para ahorrar.

“Cualquier sistema que quieres plantear debería tratar de evitar incluir esquemas que terminen generando más informalidad” David Tuesta, presidente del Consejo Privado de la Competitividad.

Fuente: El Comercio

 

0