Martes 27 de Julio del 2021

Gane quien gane tiene que ser pragmático, la población necesita que se actúe

Publicado en Gestión

El exministro de Economía y Finanzas asume el cargo en reemplazo de Fernando Zavala. Afirmó que sin importar quien gane las elecciones impulsarán una agenda para generar mayor inversión. 

El Consejo Privado de Competitividad (CPC) nació en el 2018, buscando generar propuestas de políticas públicas para asegurar el crecimiento de país. En estos tres años de creación, fue Fernando Zavala el que encabezó esta entidad. Ahora cede su lugar a otro exministro de Economía y Finanzas, David Tuesta, quien hoy asume el cargo de presidente ejecutivo del CPC. En conversación con Gestión, planteó una agenda de corto plazo en medio de la incertidumbre política por el proceso electoral.

¿Cómo encuentra el Consejo Privado de Competitividad?

En su primera parte ha habido un buen trabajo de construir tesis de trabajo que se han venido produciendo en los informes de competitividad, en donde se plantean las líneas por las que tiene que avanzar el país.

¿Se seguirá con este trabajo?

Ahora toca empujar estas tesis con un poco más de fuerza, en una segunda etapa de difusión. Vamos a colocar dentro de la agenda pública lo que significa la competitividad y productividad como elemento clave para la prosperidad, a través del crecimiento económico, la inversión privada,la generación de empleo, que impacta en la reducción de pobreza y la disminución de la desigualdad. Hay que tender puentes con los hacedores de políticas públicas para lograrlo.

¿Cómo hará para que el Estado tome sus recomendaciones?

Actualmente hay mucha información y nosotros queremos ser una fuente de consulta adicional para que sea útil al Estado con ideas que se implementen fácilmente y calcen correctamente en el contexto, tanto en el aspecto económico propiamente dicho, como también el de la economía política, que es el central.

¿Qué temas se vienen trabajando?

Fundamentalmente la reforma del Estado, que es crucial, Hemos visto ahora que se nos ha enrostrado en la cara sus fallas con la pandemia. También la competitividad del mercado laboral como todos los temas relacionados al ámbito sanitario y de la salud, lo que tiene que ver con capital humano, la infraestructura, la logística. Hay varios ejes y cada uno con su pata de implementación.

El tema de competitividad siempre viene con una mirada de mediano o largo plazo, ¿Hay medidas que se pueden aplicar en el corto plazo?

Si tuviera que plantear un tema de corto plazo, es el funcionamiento del Estado, que es clave en la competitividad de un país, para que sea capaz de cumplir con los objetivos que tiene, como proveer seguridad, salud y educación.

¿Una agenda así se podrá aplicar sea cual sea el nuevo gobierno?

Quién gobierne tiene que ser pragmático porque sino se va a perder tiempo en discusión y la población hoy necesita que se actúe. Lo primero es nuestro bolsillo y más allá del discurso lo que importa es que de inmediato haya soluciones. La población no está para aguantar a nadie un período largo de indefiniciones.

En esta coyuntura, el CPC podría verse como una entidad que solo defiende los intereses del sector privado. 

El concepto de competitividad está contrapuesto al de beneficios particulares o grupos de interés. En todo el tiempo que existe la institución no ha gestionado nunca una agenda particular de ningún grupo o empresa. Si hay un interés es el de que haya un ambiente del funcionamiento de la inversión privada. Los problemas que nos preocupan son problemas del país, cuya solución puede ayudar a generar mayor inversión.

¿Cuál va a ser rol del nuevo Congreso, que seguirá siendo fraccionado, para poder incrementar la competitividad?

Con el Congreso se tiene que trabajar de manera institucional, no como partido político. Para ello, hay que tender puentes con las condiciones adecuadas. No hay Congreso ni más bonito ni más feo, ni más fácil ni más difícil, es la misma institución.

¿Y su relación con el nuevo gobierno?

Es el mismo análisis para el Gobierno, no estamos con un Gobierno A o un Gobierno B. Al final, si queremos consolidar el CPC como un organismo relevante, un autor válido que transmita conocimiento de verdad, tiene que interactuar de esa misma manera con las instituciones que tienen en frente.

Aportaremos para mejorar la calidad de gasto público

El presidente ejecutivo del CPC, David Tuesta, afirmó que a la institución que dirige desde hoy también toca aportar respecto de la calidad del gasto y la distribución de los recursos.

«Cuando uno ve que se dejan sin ejecutar cerca de S/ 12,000 millones, el 2% del PBI, por canon, sobrecanon y regalías, es que claramente hay un problema. Como CPC tenemos que preocuparnos por estos temas porque son los beneficios que genera la inversión privada, que contribuye tributariamente, y que todo indica que no son distribuidos adecuadamente», precisó.

Respecto del funcionamiento del Estado, sostuvo que una de las cosas que se tienen que arreglar es que el Perú ha pecado en muchas normas de «purismo forzado», es decir, tratar de cumplir al máximo los indicadores que dicen los libros de texto, sin tener en cuenta cuáles son las capacidades y características para que eso suceda en la vida real.

«Muchas de las normas han estado influenciadas por une exceso de controlismo, debido a una tendencia que se ha ido acentuando en décadas de persecución al funcionario público», precisó.