Lunes 04 de Marzo del 2024

Rumbo a perder el grado de inversión, por David Tuesta

Publicado en diario El Comercio

“Si el Congreso aprueban más retiros de los fondos de pensiones no debe caber la menor duda que el Perú perderá su grado de inversión”, sostiene el presidente del Consejo Privado de Competitividad.

«S&P indica que los retiros de pensiones y la dependencia de la financiación externa han llevado a una composición de la deuda más vulnerable», sostiene Tuesta. (Ilustración: Giovanni Tazza).

Hemos recibido hace pocos días la noticia de la rebaja de la calificación de riesgo por parte de Standard & Poor’s (S&P), la misma que nos coloca a sólo un escalón de perder el grado de inversión que tanto le costó conseguir al Perú, gracias a políticas económicas responsables que propiciaron un camino de crecimiento económico e inclusividad. Detrás de esta mala noticia, la prestigiosa clasificadora señala como razones dos temas: el complicado contexto político y las leyes de retiros anticipados de las AFPs que aprobó el Congreso de la República durante el 2020 y 2021.

S&P indica que los retiros de pensiones y la dependencia de la financiación externa han llevado a una composición de la deuda más vulnerable. De acuerdo con un estudio del Banco Central de Reserva publicado a finales del 2021, se ha observado como la autorización a los afiliados de que puedan retirar montos exorbitantes de sus cuentas individuales, ha terminado presionando la curva de rendimiento de los bonos soberanos, dado que las AFPs venían siendo un demandante importante y estable de estos instrumentos financieros.

Al haberse permitido la salida de -nada más y nada menos- la tercera parte de lo que tenía acumulado el sistema de ahorro de largo plazo de las AFPs (más de S/65 mil millones, equivalentes a 8,1% del PBI) los impactos negativos para el país estaban ya cantados. S&P sabe que estos retiros significan una ruptura del círculo virtuoso de ahorro, inversión, financiamiento más barato, crecimiento económico, generación de empleo y disminución de pobreza.

La evidencia recogida por varias investigaciones confirma que, en el caso del Perú, el sistema de AFPs está detrás del desarrollo del mercado de capitales, hecho que ha traído un aporte de aproximadamente 0,5 puntos porcentuales de crecimiento anual del PBI de forma consistente durante casi tres décadas. Con los retiros anticipados que aprobó el Congreso pasado, se ha debilitado sin duda la capacidad de que el país genere la riqueza suficiente que sustente el acceso a financiamiento más barato, no sólo para el Estado sino también para el sector privado, lo que impactará a todos los peruanos.

Por tanto, no debe caber la menor duda que si este Congreso aprueba más retiros de los fondos de pensiones, simplemente terminará condenando al país a perder el grado de inversión. Y esto, no es ninguna elucubración antojadiza pues ya S&P nos lo ha notificado con la última rebaja, y hemos escuchado en el pasado las declaraciones de otras agencias de riesgo respecto a lo que significan estos retiros para el bienestar del país.

Siendo así, la opinión pública debe saber muy bien lo que le espera al país si este Congreso continúa con sus actos populistas. Más retiros de las AFPs no es un tema que sólo compete a los afiliados al Sistema Privado de Pensiones. Si se aprueban más iniciativas de este tipo, “pagará el pato” todo el país con menos crecimiento, menos inversión, menos empleo y más pobreza. Guerra avisada no mata gente, pero no hay duda que el Congreso sí.

0