Miercoles 20 de Octubre del 2021

Índice Regional de Gestión Pública – Diciembre 2020

Por María Andrea Hernández, analista del Consejo Privado de Competitividad

Otorgar buena pro de proyectos públicos tarda hasta tres veces el plazo previsto

  • En el 2020 el nivel de ejecución en proyectos de inversión del sector público fue de 62,1% dejándose de ejecutar recursos por S/17.342 millones (2,6% del PBI de 2020).
  • Otorgar buena pro en los proyectos públicos durante el 2020 tardó en promedio casi el doble respecto a lo programado.
  • Para mejorar y mantener el nivel de ejecución en las obras públicas tradicionales, el CPC recomienda agrupar proyectos para generar inversión a escala –que permitan utilizar modalidades contractuales de uso internacional– y contratar a un PMO para ayudar a gobiernos subnacionales.

El nivel de ejecución en proyectos de inversión pública fue de 62,1% en el 2020. Con ello, se observa que se dejaron de ejecutar recursos por S/17.342 millones (2,6% del PBI de 2020). Esta problemática se relaciona con los retrasos en la convocatoria y adjudicación de proyectos durante dicho periodo. De acuerdo a la reciente actualización del indicador de atrasos en las inversiones que forma parte del Índice Regional de Gestión Pública (IRGP) del CPC, en el 2020, en algunas regiones, otorgar la buena pro en los proyectos públicos tardó hasta tres veces el plazo previsto.

La actualización analizó 796 proyectos adjudicados, que corresponden a 914 proyectos convocados por una muestra de unidades ejecutoras de los tres niveles de gobierno[1] durante el 2020. Los resultados muestran que otorgar buena pro en los proyectos públicos tardó en promedio casi el doble respecto a lo programado. Este nivel de retraso se acentúa en los gobiernos regionales (112%) y locales (95%), pero se reduce a nivel de Gobierno nacional (65%).

En cuanto al Gobierno nacional, se puede observar que se presentaron retrasos en la adjudicación de la buena pro en las tres unidades ejecutoras con mayor presupuesto para el 2020. PRONIED fue la entidad que presentó mayores demoras en el otorgamiento de la buena pro, puesto que registró retrasos 81% superiores a lo planificado. Por otro lado, si bien el PNSU logró disminuir significativamente la demora en relación al 2019 (82%), en el 2020 registró demoras de 6%. Finalmente, la unidad ejecutora con mayor presupuesto, Provías Nacional, convocó a cuatro proyectos; sin embargo, no adjudicó ninguno (ver Tabla 1).

[1] En el caso del Gobierno nacional, se seleccionan las tres unidades ejecutoras con mayor presupuesto para el 2020. Respecto a los Gobiernos regionales, se consideran las sedes centrales de cada región. Por último, en el caso de Gobiernos locales, se selecciona la municipalidad provincial y distrital con mayor presupuesto para el 2020 de cada región.Por otro lado, las unidades ejecutoras de los gobiernos regionales presentaron el peor desempeño entre los tres niveles de gobierno, tardando más del doble en otorgar la buena pro con relación a lo programado. La región que presenta el peor desempeño es Piura. En el 2020, sus retrasos fueron de casi tres veces más que lo planificado, pues se registró un plazo real de 100 días cuando la programación promedio era de 26 (287% más de lo planificado). Por el contrario, el gobierno regional más eficiente fue Moquegua, el cual muestra solo 2 días de retraso promedio (6%), respecto a lo planificado (ver Tabla 2).

Por su parte, los gobiernos locales presentan mucha variabilidad en los tiempos de adjudicación. La muestra de municipalidades para Ucayali presentó los mayores retrasos en el otorgamiento de la buena pro, tardando hasta tres veces más que lo planificado (285%). Por otro lado, las municipalidades con mejor desempeño fueron las de Apurímac y Madre de Dios, ya que presentaron 2 (6%) y 0 (0%) días de retraso, respectivamente (ver Tabla 3).

En vista de lo anterior, para mejorar y mantener el nivel de ejecución de las inversiones en las obras públicas tradicionales, el CPC recomienda agrupar proyectos para generar inversión a escala, que permitan utilizar modalidades contractuales de uso internacional en los cuales se establezcan incentivos para: cumplir plazos y costos de obra, ejecutar paralelamente diversas fases del proyecto y resolver controversias mediante la Junta de Resolución de Disputas. Asimismo, se recomienda la contratación de un PMO para mejorar la gestión de la adjudicación y ejecución de las obras.

Comparte este informe:
Comparte este informe: